MARCOSDB

Dec 2014

FELIZ NO NAVIDAD

Permitidme que este año no os desee Feliz Navidad. Abrazos vacíos, sonrisas huecas, brindis traicioneros… Mejor celebrar Navidad todo el Año y dejar acaso estos días para desahogarnos o guardar silencio. Y una vez apagadas las luces y guardado el abeto en el trastero, dedicarnos a sembrar esperanza, arrancar sonrisas, pensar bien de la gente… no sólo en Navidad. Ser los mejores profesionales en nuestro trabajo, buscar la verdad antes que nuestros propios intereses.. no sólo en Navidad. Defender a quien es acusado injustamente, aprender a dar gracias y ser agradecido… no sólo en Navidad. Sentirse afortunado por lo que somos y tenemos y demostrárselo con detalles concretos a quien lo hace posible… no sólo en Navidad. Denunciar y callar la boca a quien inventa chismes o destroza a los demás con medias verdades… no sólo en Navidad. Alegrarnos de las alegrías de los demás, felicitar a quien hace las cosas bien, aprender de los errores… no sólo en Navidad. Ponernos en el lugar del otro, tomar decisiones valientes e impopulares aunque no sean comprendidas, alejarse de todo aquello que enturbia el ambiente de familia, torpedear los malos rollos desenmascarando a quienes disfrutan creando confusión y oscuridad… no sólo en Navidad. Preocuparnos realmente por los problemas de los demás evitando ahogarnos en nuestras pequeñas contrariedades, convencernos de verdad que también los otros también viven dificultades, situaciones dramáticas y quizás no caemos en la cuenta ni tan siquiera de preguntar… no sólo en Navidad. Realizar las preguntas mágicas de vez en cuando ¿Cómo te va?¿ Estás bien? ¿Necesitas algo?... no sólo en Navidad. Descubrir que no somos el centro del universo y que sólo vivimos cuando nos desvivimos por los demás… no sólo en Navidad. Sí, amig@s, quizás este año echéis en falta la típica broma o el provocador mensaje navideño que envío todos los años. Pero esta vez no. Sueño con un 2015 donde todo él, cada día, cada domingo en la eucaristía – quien venga, claro – cada jornada gastada y agotadora en el patio con los jóvenes, sea Navidad. Cuando ya no quede turrón en la cocina, cuando el último adorno navideño sea retirado de nuestras aulas o de la sala de animadores, cuando los villancicos no atosiguen la televisión ni la radio, entonces y sólo entonces podremos decir auténticamente: Feliz Navidad. Y ahí me tendréis. Como siempre.

BANNER-HOME-WEB-CAST

Escuchemos la Voz...

CARTEL GENERAL